Camile Dasseleer, de la Universidad Católica de Lovaina, gana el Premio Duques de Soria de Hispanismo al Mejor Trabajo Fin de Master 2022

FOTO1:Foto de grupo de los premiados, jurado y directiva de la Fundación Duques de Soria

Foto de grupo de los premiados, jurado y directiva de la Fundación Duques de Soria

© Cedida por la Emabajada de España en Bélgica

Se trata de una tesis de máster titulada "Contemplar el misterio del mundo. Lo sagrado en la obra poética de André Sánchez Robayna", dirigida por la Profesora Geneviève Fabry.

FOTOLa estudiante de la Universidad Católica de Lovaina Camille Dasseleer ha sido la ganadora de la quinta edición del Premio Duques de Soria de Hispanismo

La estudiante de la Universidad Católica de Lovaina Camille Dasseleer ha sido la ganadora de la quinta edición del Premio Duques de Soria de Hispanismo

© Cedida por la Embajada de España en Bélgica

Bruselas, 26 febrero 2022.- La estudiante de la Universidad Católica de Lovaina Camille Dasseleer ha sido la ganadora de la quinta edición del Premio Duques de Soria de Hispanismo, dotado con 5.000 euros, por la tesis de máster titulada "Contemplar el misterio del mundo. Lo sagrado en la obra poética de André Sánchez Robayna", dirigida por la Profesora Geneviève Fabry.

Estos galardones que cada dos años entrega la Fundación Duques de Soria de Ciencia y Cultura Hispánica (FDSCCH) se otorgaron el sábado, 26 de febrero de 2022, en el Palacio de las Academias de Bruselas y estuvieron presididos por el Duque de Soria, D. Carlos Zurita.

El Duque de Soriarecordó que el Profesor Robert Verdonk, director de la Cátedra Carlos V de Estudios Hispánicos, presente en los actos, fue promotor de este Premio, inspirándose en las palabras que la Infanta Doña Margarita pronunció en diciembre de 1995 durante la clausura de los Encuentros en Flandes que la Fundación había organizado ese año.

También estuvieron en el acto el presidente del Patronato de la Fundación Duques de Soria de Ciencia y Cultura Hispánica, Rafael Benjumea, y el secretario general, José María Rodríguez-Ponga.

Benjumea destacó en su intervención “la importancia de que ésta sea la

quinta edición del Premio, porque confirma ya una trayectoria de diez años, en un entorno cada vez más difícil para el mundo de la cultura”.

ACCÉSIT Y FINALISTAS

El Primer Accésit, dotado con 1.000 euros, fue para Eva Gisela L. Van Hoey, de la Universidad de Gante, por la tesis de máster titulada "La violencia de género (el feminicidio) y su representación en Chicas muertas de Selva Almada y Racimo de Diego Zúñiga". Su trabajo estuvo dirigido por la Profesora Ilse Logie

 

Los otros cinco finalistas recibieron un diploma acreditativo de su Accésit, y un lote de libros en español por importe de 200€.

Los candidatos presentados por las siete universidades que concurrieron al Premio fueron los siguientes:

  1. Soeteken Rousseau, finalista por la Universidad de Amberes.

  2. Liezl Hendryckx, finalista por la Universidad Católica de Lovaina-Leuven (KULeuven)

  3. Camille Dasseleer, finalista por la Universidad Católica de Lovaina-Louvain (UCLouvain)

  4. Eva Gisela L. Van Hoey, finalista por la Universidad de Gante.

  5. Mathilde Coulée, finalista por la Universidad Libre de Bruselas, ULB, francófona (Université Libre de Bruxelles).

  6. Anthony Manu, finalista por la Universidad Libre de Bruselas, VUB, neerlandófona (Vrije Universiteit Brussel).

  7. Charlotte Legardien, finalista por la Universidad de Lieja

 

El Jurado estuvo presidido por Darío Villanueva, de la Real Academia Española, patrono de la FDSCCH, y lo formaban, además, Carmen Riera, también de la RAE y patrona de la Fundación; Francisca Noguerol, de la Universidad de Salamanca; Javier Blasco, de la Universidad de Valladolid; y Teodosio Fernández, de la Universidad Autónoma de Madrid.

 

Actuó como conductora del acto -en neerlandés, francés y español- la Profesora Renata Enghels, de la Universidad de Gante, en su calidad de Adjunta a la Dirección de la Cátedra Carlos V de Estudios Hispánicos, dirigida por el Profesor Robert Verdonk y creada en Gante por la FDS en 1990.

 

 

 

 

SIETE UNIVERSIDADES BELGAS

El Premio Duques de Soria de Hispanismo es un galardón que se entrega bienalmente para promover e incentivar la investigación académica en materia de lingüística y literatura hispanas.

En la actualidad, son siete universidades belgas las que concurren con su mejor candidato al Premio Duques de Soria de Hispanismo. Las siete, que imparten el máster “Taal-en Letterkunde: Spaans / Langues et littératures: Espagnol” son: Universidad de Amberes, Universidad Católica de Lovaina (KULeuven), Universidad Católica de Lovaina (UCLouvain), Universidad de Gante, Universidad Libre de Bruselas (ULB), Universidad Libre de Bruselas (VUB) y Universidad de Lieja.

La temática de los premios varía alternativamente entre Trabajos Fin de Máster en materia de literatura y en materia de lingüística. El Premio de Literatura se entregó por primera vez en 2014, mientras que el Premio de Lingüística se otorgó en primicia en 2016. Por consiguiente, en la edición de 2022 el Premio Duques de Soria de Hispanismo se centraba en el área de Literatura.

 

EL QUINTO CENTENARIO LUCTUOSO DE ELIO ANTONIO DE NEBRIJA (1441-1522)

Fundación Duques de Soria. Bruselas, 26 de febrero de 2022

 

Antonio Martínez de Cala nació en la localidad sevillana de Lebrija, que cuando formaba parte de la región Bética perteneciente al Imperio romano se denominaba Nebrissa Veneriana. Eso explica el apellido final con el que sería conocido este gran latinista, que añadió además, como lo que los romanos denominaban praenomen, el de una ilustre familia, los Aelii, que dio a Roma dos Césares, Elio Trajano y Elio Adriano.

El joven lebrijense se formó en la Universidad de Salamanca, la decana de las españolas, y fue durante cinco años becario del Colegio de los Españoles de Bolonia, que lo era y lo es entre todas las europeas. Allí llegó como incipiente teólogo, lo que auguraba para él una prometedora carrera eclesiástica, pero Bolonia y la Italia del Renacimiento alentado ya por la revolución de la imprenta torcieron su vocación, convirtiéndolo en un humanista entregado fundamentalmente al estudio y la reivindicación de la lengua latina como base y fundamento de todo saber y toda cultura.

Nebrija fue catedrático de Retórica y Latinidad en su alma mater, pero acabó sus días en la recién creada por el Cardenal Cisneros Universidad de Alcalá de Henares, en donde se elaboró la extraordinaria y multilingüe Biblia Complutense, de cuyo equipo de editores sin embargo el maestro Antonio, como así se le conocía, se apartó por diferencias de criterio filológico.

Elio Antonio de Lebrija fue un polímata, un sabio con amplios conocimientos en diversas materias científicas y humanísticas, pero no fue un profeta. Gozaba, sin embargo, de la virtud de la oportunidad: estuvo en el lugar oportuno en el momento que más lo era. Me explico.

En 1492 publica su Gramática sobre la lengua castellana que es la primera de todas las que se elaborarían para las llamadas “lenguas vulgares”, las que se hablaban en Europa mientras que el idioma de cultura, de los saberes y de las Universidades, seguía siendo el latín.

En el primer párrafo de su prólogo, dirigido a la “princesa doña Isabel, reina i señora natural de España” figura una frase que, tergiversada, alcanzaría gran resonancia: “que siempre la lengua fue compañera del imperio”.

Estábamos en un año decisivo para la Historia universal, pero el maestro Antonio data su prólogo en agosto de 1492, y Cristóbal Colón se encuentra con el Nuevo Mundo el 12 de octubre cuando buscaba las Indias Orientales, Catay y Cipango.

El imperio mencionado por Nebrija no era, pues, el que a partir de entonces España empezaría a erigir, sino el que Roma creó extendiendo el latín por el mundo entonces conocido. Y también, la misma palabra significa en el contexto de este prólogo gobernanza, para la que la lengua es imprescindible, así como para la efectividad de las leyes. Y así, el gramático concluye su proemio consagrando su trabajo “a aquella en cuia mano i poder no menos está el momento dela lengua que el arbitrio de todas nuestras cosas”.

No: la lengua castellana no fue sustento del Imperio español. Muy al contrario, Carlos V promueve desde 1522 el estudio y reconocimiento oficial de las lenguas amerindias; en 1573 Felipe II promulgó una disposición para sus nuevos súbditos en la que se afirma que “no parece conveniente apremiarlos a que dejen su lengua natural, más bien se pondrán maestros para los que voluntariamente quisieren aprender la castellana”, y en 1583 dispuso la creación de cátedras universitarias en Lima y México de “lenguas generales” como el quéchua, el náhuatl y el muisca. Cierto que en fecha tan tardía como 1782 Carlos III quiso imponer el castellano, pero ya era demasiado tarde. Los lingüistas acreditan que a principios del siglo XIX solo hablaban español menos de un 20% de los nativos hispanoamericanos, de modo que está cumplidamente demostrado que quien hizo a nuestra lengua un idioma global, con más de 500 millones de hablantes, no fue la Colonia, sino la independencia de las repúblicas.

El hecho es que desde los primeros años de la colonización española en América numerosos misioneros humanistas comenzaron a elaborar gramáticas, o Artes como también Nebrija denominaba a la suya, de las lenguas nativas. El franciscano Andrés de Olmos escribe en 1547 la primera de la lengua náhualt, en la que afirma: “no seré reprensible si en todo no siguiere el Arte de Antonio”. Y aparecen enseguida, en cascada como se ha llegado a decir, gramáticas semejantes del tarasco o purépecha, del otomí o hñahñú, de la lengua mixteca, de la zapoteca y de la maya yucateca, de la lengua pocomchí, de la chibcha, del quiché, cachiquel y zutuil, del tzedal, del vilela, del achagua, de las lenguas tarasca, guaraní, lule y toconate, del aimara, del tonocoté, del mapuche, mapundungun o araucano… Y así, sin interrupción, a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII. En 1752 fray José Zambrano publica el Arte de la lengua totonaca. Conforme a el arte de Antonio de Nebrija. Habrá también artes de la lengua huasteca, de la lengua de los Tarahumaras y Guazapares, de la “lengua tegüima vulgarmente llamada ópata” que Natal Lombardo termina en 1702, de la lengua cahita, de la tepeguana y de la caribe, del idioma wayuu o guajiro, hablado por los costeños colombianos y venezolanos, característico porque su género inclusivo no es el masculino sino el femenino. El mismo designio opera también en las Filipinas, con los idiomas tagalo e iloca. En 1742 fray Melchor Oyanguren de Santa Ynés imprime en México Tagalismo elucidado y reducido (en lo posible) a la latinidad de Nebrija, porque lo que el maestro Antonio había hecho había sido aplicar al romance castellano el molde de la gramática latina de la que fue estudioso y gran difusor con sus popularísimas Institutiones latinae. Su herencia en América y Filipinas llevó la impronta de la latinidad al otro lado de los océanos, contribuyendo así a la regularización y conservación hasta hoy de idiomas ágrafos, que no disponían en ningún caso de escritura fonética. Luis de Valdivia, además de su gramática del mapuche, elaboró las de dos idiomas hoy extinguidos: la lengua allentiac de los indios huarpes y la lengua milcayac.

Para Nebrija su condición de gramático trascendía con mucho los límites de las meras artes centradas en la sistematización de una lengua. A modo del Poliziano, se preocupaba por fijar los textos y explicar su significado -ecdótica y hermenéutica-, amén de cultivar también la Lexicografía, de modo que en sus aportaciones se adelanta y anuncia la ciencia que Friedrich. August Wolf denominará a principios del siglo XIX Filología. Él solo llego a constituir una protoacademia de la lengua española dos siglos antes de la creación de la RAE por el Marqués de Villena, pues a Nebrija se debe la primera gramática, los dos proyectos lexicográficos complementarios (latino-castellano y castellano-latino) y el empeño ortográfico de que “hay que escribir como se habla y hablar como se escribe”.

Gran número de los humanistas misioneros que elaboraron las gramáticas de las lenguas amerindias antes mencionadas se ocuparon así, igualmente, de recopilar sus respectivos vocabularios, en lo que seguían también la estela de Nebrija. Él fue, por cierto, quien en su vocabulario español-latino, el Dictionarium ex Hispaniensi in Latinum Sermonen, de hacia 1495, que viene a complementar el Lexicon ex Sermone Latino in Hispaniensem de 1492, recogió el primer término que la lengua taína prestó al castellano: canoa, definida por Nebrija como “nave de un madero”. Y mi compañero de la RAE, el latinista Juan Gil, recuerda que en la segunda edición de las Décades de Pedro Mártir de Aglería, que es de 1511, cuando ya era todo un asunto de Estado en España la gobernanza y evangelización del Nuevo Mundo, el maestro Antonio puso como colofón un índice alfabético de las palabras indígenas que aparecían en la obra. Se trataba, pues, de un primer ensayo de diccionario de las lenguas vernáculas de los americanos.

El cardenal Cisneros admiraba tanto a Nebrija que dio orden al rector de Alcalá Hernando de Balbás de “que lo tratase muy bien […] y que leyese lo que él quisiese, y si no quisiese leer que no leyese; y que esto no lo mandaba dar por que trabajase, sino por pagarle lo que le debía España”. Este año de conmemoración de su quinto centenario luctuoso nos ofrece la ocasión ideal para que se reconozca también, y definitivamente, que con su Gramática de 1492 Elio Antonio de Nebrija no fue el ideólogo de la lengua del Imperio, sino el patriarca del imperio de las lenguas en el Nuevo Mundo, aportación civilizatoria émula de la dejada por los latinos de los que venimos, y que tiene que ser para todos los españoles y todos los hispanistas motivo de sano orgullo y de honda satisfacción.

 

DARÍO VILLANUEVA

De la Real Academia Española

Patrono de la Fundación Duques de Soria

Presidente del Patronato de la Universidad Nebrija.

FOTOEl Primer Accésit, dotado con 1.000 euros, fue para Eva Gisela L. Van Hoey, de la Universidad de Gante

El Primer Accésit, dotado con 1.000 euros, fue para Eva Gisela L. Van Hoey, de la Universidad de Gante

© Embajada de España en Bélgica


V Edición Premios Duques de Soria de Hispanismo

 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -
 -



mas menos imprimir imprimir

Hoy es martes, 17 de mayo de 2022